miércoles, 31 de marzo de 2010

NUNCA TE OLVIDARÉ PAPÁ

Después de tantos días de silencio, vuelvo con el corazón roto de dolor por el fallecimiento de mi padre.
Después de un invierno tan duro como este, de tanto frío y tras pasar al menos tres neumonías el pasado 18 de Marzo mi padre ya no pudo más y su corazón se detuvo y con él el mio se partió por la mitad.
Miles de recuerdos se agolpan en mi mente. Retrocedo en el tiempo y me parece imposible que todo haya terminado. De un plumazo toda una vida se esfuma y queda un vacío inexplicable, como si alguien te arrancase una parte de ti, una parte que creo que nunca volverá a ser la misma.

Los últimos meses fueron agotadores para todos. Muchos días de hospital quedan en los últimos recuerdos, momentos en los que creíamos que saldría adelante y otros en los que sus fuerzas se debilitaban hasta el punto de no poder hablar.
Curiosamente cinco horas antes de morir y tras haber estado todo el día anterior agonizando, sin responder a ningún tipo de estimulo; abrió los ojos se levantó de la cama y pidió el desayuno, desayuno que se comió el solo. Pidió que lo lavaran y estuvo hablando con nosotros tan tranquilo.
La Dr que atendía su caso se quedó descolocada cuando se lo dije. Me dijo que era imposible que hubiese hecho eso; pero así fue y cinco horas más tarde fallecía tras haberse vuelto a levantar para comer y comerse todo lo que llevaba en la bandeja. Después se tumbó se durmió y media hora más tarde dejaba de respirar.

Hasta pronto.

3 comentarios:

luisa maria cordoba dijo...

Lo siento mucho amigo, se como te sientes,yo tambien lo he vivido, y es muy duro, un dolor insoportable, pero el tiempo va suavizando ese dolor dando paso al recuerdo,nunca te olvidaras de el, al contrario lo recordaras todos los dias de tu vida,una parte de ti se ha ido, y como bien dices ya no sera lo mismo.
Solo decirte que lo siento mucho,quedate con los momentos felices que pasastes con el.
Un fuerte abrazo.

anamorgana dijo...

Siento el fallecimiento de tu padre, no hay palabras cuando eso pasa el dolor es grande.Nada será lo mismo eso es cierto, pero no tiene remedio.
Un abrazo,siento tu dolor.

Pilar dijo...

Lo siento mucho, querido amigo. Sé lo que es quedarse sin padres, pues ya los perdía a los dos.
Sé lo que son días enteros y noches enteras de hospital...y ese dolor inmenso, como de no hayarse uno en este mundo, esa sensación de desamparo al perder a los que más te han querido y protegido en la vida.
Cuesta mucho, pero procura olvidar los ratos dolorosos de la enfermedad y acude a los buenos, a esos que estarán siempre en tu memoria... eso ayudará a calmar el dolor.
Todo mi cariño y mi apoyo para ti, cielo.
Un beso.

Pilar